Investigadores gallegos usan perovskita para fabricar sistemas de refrigeración ecológicos

 In Noticias

Investigadores de la Universidad de La Coruña han abierto las puertas a una nueva generación de sistemas de refrigeración ecológicos mediante el uso de materiales híbridos que, sometidos a estímulos externos, se convierten en una verdadera alternativa a los gases refrigerantes que se emplean en estos equipos. Frente a ellos, estos compuestos no contaminarían y permitirían crear sistemas más compactos y eficientes.

La búsqueda de materiales alternativos para la refrigeración de locales y viviendas, pero también de alimentos, medicinas o de equipos electrónicos, es una constante puesto que las necesidades de climatización crecen, mientras que los sistemas siguen basándose en gases altamente contaminantes y tóxicos.

Para revertir esta situación, científicos de los grupos de Química Molecular y de Materiales y de Propiedades Térmicas de los Materiales de la Universidad de La Coruña, han puesto el ojo sobre la perovskita, material al que se mira para el futuro de la energía solar, pero también de la climatización, después de que este trabajo haya constatado que experimenta grandes cambios de temperatura ante estímulos como la presión o los campos magnéticos.

El compuesto, un híbrido orgánico e inorgánico de perovskita, ha demostrado grandes efectos barocalóricos a temperatura prácticamente ambiente y sometida a un nivel de presión accesible, por lo que se presenta como una alternativa a los fluidos para la refrigeración actuales. Sin embargo, los investigadores no se quedan ahí, sino que concluyen que estos resultados podrían extenderse a muchos otros híbridos orgánicos-inorgánicos que muestren efectos calóricos y que sean sensibles a la presión u otros estímulos.

“Estos descubrimientos abren un nuevo horizonte de enormes oportunidades para los híbridos orgánicos e inorgánicos y para las tecnologías de refrigeración de estado sólido”, aseguran los impulsonres del proyecto, que ha demostrado por primera que es posible  acudir a este tipo de materiales como alternativa a los sistemas de refrigeración convencionales. El avance, además de traducirse en sistemas que no emitan gases tóxicos, favorecería la fabricación de equipos más compactos, silenciosos y eficientes.

Los investigadores buscan financiación para seguir probando los materiales para la refrigeración sólida, no ya en laboratorio, sino en sistemas de refrigeración, puesto que alcanzar la escala comercial podría suponer un verdadero avance en la reducción de la contaminación derivada de la refrigeración, que supone el 20% del consumo mundial de energía, porcentaje que va en aumento.

Con equipos basados en gasese refrigerantes contaminantes, como los hidrofluorocarbonos o los hidroclorofluorocarburos (HFCs y HCFCs, respectivamente), la industria necesita transitar de forma urgente hacia modelos más sostenibles, puesto que la Unión Europea prohibirá en 2020 el uso de estos gases, que impactan en el medioambiente por sus emisiones.

Via: EcoInventos

Entradas similares

Leave a Comment

0